septiembre-octubre 2023, AÑO 22, Nº 89

logo.png

Editora

Ana Porrúa

Consejo editor

Osvaldo Aguirre  /  Irina Garbatzky
Matías Moscardi  /  Carlos Ríos
Alfonso Mallo

Columnistas

Ezequiel Alemian
/  Nora Avaro

Gustavo Bombini
/  Miguel Dalmaroni

Yanko González
/  Alfonso Mallo

Marcelo Díaz
/  Jorge Wolff

Aníbal Cristobo
/  Carlos Ríos

Rafael Arce
/  Ana Porrúa

Antonio Carlos Santos
/  Mario Ortiz

Javier Martínez Ramacciotti
/  José Miccio

Adriana Astutti
/  Esteban López Brusa

Osvaldo Aguirre
/  Federico Leguizamón

David Wapner
/  Julio Schvartzman

Valeria Sager
/  Juan L. Delaygue

Cristian De Nápoli
/  María Eugenia López

Colaboran en este número

Miguel Dalmaroni
/  Carlos Ríos

Antonio Carlos Santos
/  Flavia Garione

Francisco Bitar
/  Javier Eduardo Martínez Ramacciotti

Javier Gasparri
/  María Eugenia López

Julio Premat
/  Daniel Krupa

Curador de Galerías

Daniel García

Diseño

Galería de: Ana Porr��a

Ana Porrúa (Comodoro Rivadavia, 1962). Es Doctora en Letras (UBA), docente en la UNMdP e Investigadora de CONICET. Publicó los libros Variaciones vanguardistas. La poética de Leónidas Lamborghini (2001), Caligrafía Tonal (2011) y las antologías Traficando palabras. Poesía argentina en los márgenes (1989), ‘Alicia en el país de las pesadillas’ y otros poemas (1992). Es autora y compiladora de Coreografías críticas (2017). Formó parte del concejo editor de Punto de Vista. Es editora de la revista cultural BazarAmericano . Integra la dirección del sitio Caja de Resonancia y de El jardín de los poetas. Revista de teoría y crítica de poesía latinoamericana. Es autora de los libros de poemas hormigas y samuráis (2001), el chenque (2005) y La playa (2016). En 2019 publicó Bello como la flor de cactus, editado artesanalmente por Barba de Abejas.


“El montaje hace surgir y adjunta esas formas
heterogéneas ignorando todo orden de grandeza, toda
jerarquía, es decir proyectándolas en el mismo plano
de proximidad, como en la parte delantera del escenario”

Didi-Huberman

Con los collages de Ana Porrúa sucede lo mismo que con buena parte de la producción de la vanguardia histórica, especialmente el dadaísmo. La categoría de obra queda en segundo plano, o simplemente es inadecuada para referirse a lo que es, principalmente, una praxis vital. Los collages de Ana Porrúa son dispositivos que pueden funcionar como arte, pero muchos de ellos fueron pensados “como un trabajo sobre una serie de imágenes que permiten reconstruir un imaginario de época y a la vez saltar hacia la imagen literaria”. “El collage, entonces, como forma de la crítica”. Otros son homenajes, regalos para amistades, salutaciones de cumpleaños, o una forma de pensar con, y en, imágenes. Sus soportes son variados, los papeles recortados se pegan sobre pequeñas libretitas, cuadernos, grandes cartones, otros son digitales. En ellos prolifera una heterogénea acumulación encadenada de fragmentos, azarosa pero orgánica, plagada de citas y referencias, en las que el humor no está ausente. Configuran en su conjunto una auténtica poesía visual.

Muchos de los collages seleccionados para esta galería forman parte de un muy reciente libro de Ana Porrúa, que lleva un título que le corresponde con pleno derecho: Bello como la flor de cactus.

Según El lenguaje de las flores, de Mirra Alfassa (conocida como La Madre), la flor del cactus simboliza la riqueza. El Echinopsis Multiplex es un pequeño cactus común en nuestro país, del cual, a comienzos del verano, brota un tubo largo y "peludo" a cuyo final se abre una espléndida flor de un color blanco-rosa pálido y tan grande como el propio cactus. Da una fuerte impresión de montaje, de collage vegetal. El significado de esta flor en particular, según el libro citado anteriormente, es “riqueza de sentimientos”, “sincera y concentrada, sin decepción”. Efectivamente, no hay decepción para el lector de Bello como la flor de cactus. Este libro, que es en sí un libro collage, con una excelente edición artesanal a cargo de Eric Schierloh, se despliega –consecuencia de sus efectos de montaje- en múltiples direcciones. Se abre con las palabras programáticas de Walter Benjamin: “Método de trabajo; montaje literario. No tengo nada que decir, solo que mostrar”.

El libro, híbrido, complejo, sembrado con numerosos collages que ilustran el texto pero también lo abren en otras direcciones y que en algunos casos funcionan como separadores entre las secciones en que se halla dividido el libro. Una primera parte reúne citas: Walter Benjamin, Didi-Huberman, André Breton, Victor Hugo (quien, dicho sea de paso, solía emplear el collage en sus maravillosos dibujos), Rubén Darío, Max Ernst (otro maestro del collage), entre otros autores. La segunda sección es un suculento (de hecho podríamos hablar de una escritura suculenta, ya que de cactus se trata) ensayo que, mientras revisa “una práctica artística a la que la vanguardia regresa”, el collage, investiga sobre el uso de la imagen en Lautréamont y el surrealismo. O, más precisamente, sobre el montaje de las imágenes en Les Chants de Maldoror y su relación con el montaje surrealista, que limpia la imagen lautreamontiana de “las ciencias naturales y la anatomía, es decir, lo orgánico, esa materialidad de los cuerpos que atraviesa por completo el poema en prosa y también, las leyes naturales”.

La tercera parte del libro es, usando una expresión trillada, pero adecuada, una perlita: Ustedes me olvidarán, una pequeña obra dadaísta de André Breton y Philippe Soupault, en traducción de Fabián Iriarte. Absolutamente pertinente en el contexto.

Finalmente, la cuarta y última parte es un interesantísimo Diario del collage, que reúne notas, reparos y reflexiones durante la confección del libro. Junto a los problemas teóricos y metodológicos, los problemas prácticos, tijeras desafiladas, ductilidad del papel, dudas sobre las dimensiones: “¡casi todo quedó muy grande!”. Porrúa se siente una niña, jugando, pero también por momentos desbordada por las imágenes “que se imantan”. “A veces me dolían los ojos, dejaba de ver con claridad”. “Hay días secos: imposible hacer algo con las imágenes que no me devuelven nada”. Porrúa se queda con las espinas del cactus para entregarnos una flor, bella como sus collages.




Bello como la flor de cactus. Collage digital
Bello como la flor de cactus. Collage digital
Bello como la flor de cactus. Collage sobre papel (29,7 X 21cm)
Bello como la flor de cactus. Collage sobre papel (29,7 X 21cm)
Bello como la flor de cactus. Collage sobre papel (29,7 X 21cm)
Bello como la flor de cactus. Collage sobre papel (29,7 X 42cm)
Bello como la flor de cactus. Collage sobre papel (29,7 X 42cm)
Bello como la flor de cactus. Collage sobre papel (14,8 X 21cm)
Bello como la flor de cactus. Collage sobre papel (57 X 21cm)
Bello como la flor de cactus. Collage sobre papel (29,7 X 21cm)
Sin título. Collage sobre papel (14,5 X 21cm)
Sin título. Collage sobre papel (29 X 21cm)
Sin título. Collage sobre papel (29 X 21cm)
Tríptico. Collage sobre papel (3 páginas de libreta de 7 cm x 4,5 cm)
Tríptico. Collage sobre papel (3 páginas de libreta de 7 cm x 4,5 cm)
Patagonia. Collage digital
Pripyat I. Collage digital
Pripyat II. Collage digital
Serie “cabezas”. Collage digital
Serie “cabezas”. Collage digital
formas de contacto. Collage digital
La escucha. Collage digital
Serie Olimpo. Brecht. Collage digital
Serie Olimpo. Idea Vilariño. Collage digital
Serie Olimpo. Alfonsina I. Collage digital

9 de julio 5769 - Mar del Plata - Buenos Aires
ISSN 2314-1646